martes, 10 de marzo de 2009

Orgullo y Prejuicio


Los afectos son bien conocidos
pero sus efectos no son bien surtidos;
por ausencia de reconocimiento
sus ojos los pasan por alto,
y sin saber más de afectos
estos terminan en llanto.

Más no ostentosa puedo decir
que basta con sentir,
lo que hoy siento tanto.
Pero mi renconroso corazón
no se apiada con tan poco,
no permite que lo escaso
lo tome como vario,
ni que lo vario se torne muy alto,
ni que tu falta de tacto
haga intrascedente tus desaires,
o que tus multiples elogios
se vuelvan trascendentales.

Cirantis
today

1 comentario:

Pequeña Saltamontes dijo...

Nada nada nada...

Ni los buenos días.